Los paracaídas de emergencia fueron incorporados a las alas delta hace más de 25 años, y su uso en el mundo del parapente, aunque más tardío, se ha generalizado y debe formar parte de cualquier equipo de vuelo. Un paracaídas de emergencia no es un accesorio, como lo es un vario o una emisora, sino que la misión que ha de cumplir es fundamental, por lo que su elección, uso, y mantenimiento, han de ser una prioridad para el piloto. Constituye una última oportunidad, y su buen funcionamiento depende en buena parte de que consideremos a este elemento tan importante o más que el propio parapente, por ello debemos atender a sus » necesidades «, que también las tiene. Debemos utilizarlo en una Colisión en vuelo, rotura del paño o suspentaje de nuestra vela, plegadas irreversibles o cerca del relieve, y problemas fisiológicos que nos impidan seguir centrados con seguridad en el vuelo. Normalmente los fabricantes recomiendan plegarlo o airearlo al menos 2 veces a año. Ven a Parapente Madrid y revisaremos tu equipo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies